Os traemos esta receta de “panecillos con pasas”  que preparamos semanalmente desde que la hemos descubierto. Preparar tu propio pan es todo un placer, evita estar constantemente pendiente de comprar pan fresco y además permite ir adaptando la receta a tu gusto.En esta ocasión ha sido Ray el encargado de aprenderla y trabajarla. Aunque los dos disfrutamos de este pan en nuestros desayunos, él es el gran amante del pan. Está encantado de preparar sus propios panecillos, porque le evita ir cada día a buscar el pan, son deliciosos y duran mucho más tiempo perfectos para consumir sin ponerse duros.

La receta original la tomamos de www.hacerpan.net y la hemos adaptado un poquito a nuestro gusto. Esta en concreto es la receta del pan de molde, aunque hay que decir que sale más consistente que el pan de molde tradicional que compramos en los supermercados, aunque mantiene esa característica de pan más bien dulce, lo que lo hace perfecto para tostadas de desayuno y para hamburguesas.

Ray está encantado de por fin, tener cada día un pan con el sabor que a él le gusta, con pasas y un poquito de queso parmesano rallado que le deja un sabor espectacular. Para mi, lo mejor es el olor que invade la casa el día que lo preparamos.

Os animamos a preparar vuestros panes. No os frustéis si ya habéis tenido experiencias anteriores en la que no os salieron, nosotros también pasamos por esa fase. Al final la recompensa es de lo más gratificante y  se tarda muy poquito en hacerlo.

Es perfecto para los que os cuídais la alimentación porque podíes añadir harinas ecológicas del tipo que más os guste.

Ingredientes (6 panecillos):

  • 300 harina de fuerza
  • 1 huevo
  • 100 ml leche
  • 75 gr mantequilla
  • 50 gr de levadura fresca
  • 10 gr sal
  • 20 gr azucar
  • un puñado de pasas (opcional).
  • 50 gr de parmesano rallado (opcional)

 Preparación:

  1. Diluir la levadura en la leche.
  2. Batir el huevo y añadir la leche con la levadura disuelta.Mezclar bien.
  3. Añadir la sal y el azúcar y mezclar bien hasta que se diluya en la mezcla.
  4. Añadir la mantequilla a temperatura ambiente en porciones. No es necesario que se diluya porque en el amasado la integraremos bien.
  5. Añdir la harina poco a poco para ir integrándola. Cuando tome cierta consistencia vamos integrando la harina con las manos y comenzamos el amasado.
  6. Amasar con movimientos envolventes hasta que la masa se despegue del bol y toda la harina haya quedado integrada.
  7. Añadimos un puñado de pasas y  parmesano rallado (opcinal) para aquellos que quieran un poquito de sabor a queso.
  8. Hacemos bolas de masa del tamaño de una pelota de tenis aproximadamente y disponemos en la bandeja del horno que habremos preparado con el papel de horno. Dejar espacio entre las bolas de masa porque crecerán con la fermentación de la levadura.
  9. Dejamos reposar durante 3 horas (preferente en lugar con temperatura templada para que leve la masa).
  10. Metemos en el horno a 180 ªC, durante 35 minutos, con ventilador (dependerá un poco del horno. Nuestro horno sube la temperatura rápidamente, por lo que no damos tiempo de precalentamiento).

Una vez dorados estarán listos. Los dejamos enfriar y !!listos!!a disfrutarlos!!.