Os traemos la receta de la “Mermelada casera de fresas y vainilla”. Una receta fácil, sana y que nos será de gran utilidad para preparar infinidad de postres.

¿Sabías que España es el segundo país exportador de fresas después de Estados Unidos?

Nosotros las disfrutamos muchisimo tanto naturales como en postres y viviendo tan cerquita de Huelva (mayor productora de fresas de España)nos han puesto fácil disfrutarlas de gran calidad.

Ni qué decir que cuando llega la temporada de cualquier fruta hay que aprovecharlas al máximo, así que la fresa no es menos. ¿Sabéis la enorme cantidad de propiedades que tienen las fresas? Pues si, ya sabíamos que son anioxidantes pero también son gran fuente de fibra, vitamina C y magnesio, tienen propiedades diuréticas por lo que son muy buenas para la gota, artritis y reuma, son fantásticas como protectoras de la piel, por lo que no dudéis en preprar mascarillas con ellas y además sacian teniendo muy poquitas calorías. Si quieres saber un poquito más sobre sus propiedades y aprender como sacarle el máximo partido pincha aquí.

Os animamos a preparar vuestra mermelada casera de fresas y le daremos un toque diferente con la vainilla!!

Ingredientes:

  • 500 gr fresas
  • 250 de azucar
  • zumo de 1/2 limón
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.

Preparación:

  1. Lavamos y partimos las fresas a trozos pequeños y las dejamos macerar con el azúcar el limón y la cucharadita de vainilla en un recipiente durante mínimo 45 minutos. Mientras más las dejemos más jugo irá soltando la fresa y más intenso será el sabro de la mermelada.
  2. Ponemos la cazuela con las fresas a fuego bajo y dejamos hasta que comience a hervir y vaya reduciendo un poco el líquido (45 minutos aprox).
  3. Mientras hierve retiramos poco a poco la espuma blanca que se va formando en la superficie.
  4. Una vez lista podemos reservar un poco del líquido para evitar que nos salga demasiado líquida. Siempre podremos añadir después si lo consideramos oportuno.
  5. Batimos todo. Podemos dejar algunos trozos enteros si preperimos una mermelada con trocitos de fresa. No olvides que una vez que enfríe la mermelada se volverá más consistente, así que no te preocupes si la vez un poquito líquida, quedará una textura genial.
  6. Y por último metemos en tarros de cristal que habremos esterilizado previamente hirviendo los botes y las tapas durante 10 minutos y dejando secar en un paño limpio. Si los cerramos al vacío tendremos una rica mermelada casera durante más tiempo (para ello los cerraremos con la mermelada caliente recienhecha y los pondremos bocaabajo o bien hervimos los botes de mermelada cerrados al baño maría durante 10 minutos).