¿Cómo no iba a compartir esta receta de mi tierra?

El Flamenquín es sin duda alguna el plato más típico de la cocina cordobesa, así que no puedes pasar por la ciudad sin probar este plato, sobre todo, porque repiten la receta en otras ciudades andaluzas pero a veces respetando poco los ingredientes principales y originales:carne fresca, jamón, pan rallado y huevo.

Hay muchas variantes para elaborarlo así que nosotros os traemos el que se ha preparado siempre en mi casa (al que añadimos pimiento morrón y huevo duro en el relleno) y que por lo general es la receta que encontraréis en los bares de tapas de Córdoba.

¿Sabes donde está el origen del flamenquín? Pues en Bujalance (Córdoba), y así lo defiende el estudio realizado por Alejandro Ibáñez, gastroarquólogo de la Universidad de Córdoba, que lo sitúa como manjar entre los primeros cristianos de este pueblo y que después adoptaron los romanos asentados en la zona del Guadalquivir.

¿Y su nombre? Pues se cree que se debe a lo tieso y aflamencado que queda después de freirlo. Divertido eh??

Pues ahora toca aprender a prepararlos.

Ingredientes:

  •  Un trozo de lomo de cerdo de 15 cm aprox (escogeremos el largo que deseemos).
  • 100 gr jamon serrano (paleta queda más jugoso)
  • pimiento morrón (2 latas)
  • pan rallado
  • harina de trigo
  • 8 huevos (3 huevos duros para relleno y 4 huevos batidos para emborrizado)
  • sal. pimienta, ajo en polvo
  • limón
  • Aceite de oliva virgen para freirlos.

Preparación:

  1. Se compran los filetes cortados transversalmente, por ello es deseable pedirle al carnicero que coja la parte más ancha del lomo para que los filetes salgan más anchos y sea más fácil rellenarlos.
  2. Aliñamos los filetes (sal, pimienta, ajo en polvo y chorreón de limón. Dejamos macerar unas horas (mín dos para que tomen bien el sabor).
  3. Rellenamos con el jamón, el huevo y el pimiento morrón y liamos remetiendo los bordes hacia dentro para que tome forma el flamenquín y no se salga el relleno.
  4. Preparamos los platos por los que vamos a ir pasando el flamenquín en el emborrizado. Un plato con harina, seguido de otro con huevo batido y el tercero con pan rallado.Comenzamos el emborrizado.
    1. Harina.
    2. Huevo batido.
    3. Pan rallado.
    4. Nuevamnete por huevo.
    5. Finalmente por pan rallado, (nos quedará perfecto cuando lo friamos).
  5. Los podemos liar en fil de cocina transparente y congelarlos si no los vamos a consumir todos. Después podemos sacarlos directamente para consumirlos cuando nos venga bien. No es necesario descongelarlos.
  6. Cuando vayamos a comerlos los freimos en abundante aceite de oliva bien caliente.

Ahora toca disfrutarlos !!una perdición!!