Las cremas y pures de verduras son una de mis pasiones, sobre todo en los meses de frío. ¿A quien no le apetece un cuenquito caliente a la hora de cenar?

La crema de guisantes era una asignatura pendiente, porque me encantan los guisantes, así que investigando por la red y mis librillos de cocina vi que era una receta muy fácil y que da mucho juego a la hora de adaptarla a los gustos de cada uno. Nosotros hemos querido prepararla lo más sencilla posible para no perder el sabor del guisante, pero no olvidéis lo bien que le va a cualquier crema añadirle un quesito, un poquito de nata o incluso un poco de parmesano.

Por cierto, aclarar esa duda que todo tenemos ¿el guisante es verdura o legumbre?Pues bien, es legumbre, puesto que son semillas vegetales pertenecientes ala familia de las leguminosas.

Esta legumbre proviene de Oriente Medio y Asia Central y tiene fabulosas propiedades vasodilatadoras, por lo que favorecen la circulación sanguínea y benefician el corazón. Además ayudan a disminuir los niveles de colesterol y azúcar en sangre, y por si fuera poco tienen efecto laxante gracias a la fibra soluble que poseen.

Ah!!y para los que os sintáis tristones o cansados, no dudéis en tomarla porque gracias a la vitamina B1 que contienen ayudan a mejorar el ánimo y combatir el cansancio.

Pues ya véis, si a esto le unimos el jamón que añadiremos y los huevos, será una receta perfecta y rica en nutrientes.

Para los vegetarianos, podéis cambiar el jamón por cebollita frita crujiente o picatostes con ajo, quedará también deliciosa.

Sin dudarlo !!hay que probarla!!

Ingredientes ( 2 personas):

  • 400 gr de guisantes congelados.
  • 1 puerro grandecito.
  • sal.
  • pimienta.
  • 1 ajo.
  • 1 chorreón de leche o nata (opcional).
  • 50 gr jamón en taquitos (reservamos un par de lonchitas para decorar).
  • 3-4 huevos de codorniz.

Preparación:

  1. Doramos un ajo troceado en una sartén con un poco de aceite de oliva.
  2. En la misma sartén con los ajos pochamos un puerro troceado a fuego lento.
  3. Añadimos los guisantes y los rehogamos un poco antes de añadir el agua. Añadimos pimienta y  sal a gusto.
  4. Añadimos un par de vasos de agua a los guisantes y dejamos que comience a hervir a fuego lento durante unos 15 minutos aproximadamente, hasta ver que los guisantes quedan blandos, pero sin dejar que se pasen demasiado para que no pierdan el color verde intenso del guisante. Es necesario que nos quede agua de cocción para que el pueré no quede demasiado espeso al batirlo, por lo que iremo añadiendo un poquito de agua si vemos que se evapora demasiado.
  5. Mientras hierven los guisantes picamos el jamón a trocitos pequeños y los pasamos por en una sartén sin aceite, para que se tuesten en su propia grasa. Dejamos un par de lonchitas para para ponerlas crujientes al horno (15-20 minutos a 180ªC) que usaremos en la decoración.
  6. Cocemos los huevos de codorniz  (4-5 minutos cuando el agua esté en ebullición).
  7. Una vez cocidos los guisantes los pasamos por la batidora con el agua que haya quedado en la cocción y le añadiremos un chorreón de caldo de pollo, leche o nata, si vemos que ha quedado demasiado espeso. Lo dejamos a vuestro gusto porque cualquier opción quedará estupendo. Probamos y corregimos de sal, sin añadir demasiado porque el jamón aportará un sabor salado.Ahora toca disfrutarlo!!