En el grupo gastronómico del Ateneo de Mairena del Aljarafe al que nos hemos unido Ray y yo, la temática de este año es  “Cocinar con productos de temporada”. Pues bien, en la última reunión en la que se trataron platos realizados con castañas o naranjas, tenemos que reconocer que nos sorprendió enormemente las posibilidades de la castaña, que como producto de cocina no es bastante desconocida para nosotros.

Por eso voy a contaros esta receta, que presentó Ana. Nos resultó estupenda como plato principal.

Antes nos gustaría contaros algunas curiosidades sobre la castaña.

Como sabemos la castaña es el fruto del castaño (Castanea Sativa), y es uno de los frutos secos de menos aporte calórico, destacando por un aporte energético moderado y por tener una composición muy parecida a la de los cereales.

La variedad que consumimos habitualmente es la variedad común o europea, aunque existen otros tres tipos : la variedad china, la japonesa y la americana. Todas con una composición nutricional parecida y con la única diferencia del mayor dulzor de la variedad china.

castanas[1]La castaña formaba parte de la base de la cocina Europea (asadas, secas o en harina) hasta la introducción de la patata y el maíz e el siglo XVI, que fueron desplazándola haciendo que cada vez fuese menos utilizada.

Pues bien, nosotros la incorporamos en nuestro recetario para animar a su consumo como producto de temporada (entre octubre hasta final de invierno), puesto que da múltiples opciones tanto en platos principales como en postres, mermeladas, cremas, en almíbar, y además podemos incluso congelarlas (crudas o cocidas) si nos apetece guardarlas para tomarlas fuera de temporada.

Pues !!! comencemos la receta!!!

Ingredientes (para personas aprox)  :

  • Una pierna de cabrito de caza.(podemos sustituirlo por otra carne de caza).
  • 1 kg de castañas.
  • 2 cebollas medianas.
  • 1 vaso de leche (puede ser desnatada).
  • 1 chorreón de agua.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Clavo.
  • 1 cucharadita de canela.
  • 1 cucharada de miel.
  • 1 cucharadita de mantequilla.
  • 1 chorreón de vino o whisky.

Preparación:

Preparación del puré de castañas.

No podemos olvidar que siempre, al cocinar las castañas tenemos que hacerle un pequeño corte en la cáscara que evitará que salten, de esta forma podremos pelarlas fácilmente , ya que crudas son ásperas y difíciles de pelar.

Pues bien el truco que nos dieron para pelarlas, fue hacerle el corte como os hemos dicho y meterlas un par de minutos al microondas para que ablanden. En caso de enfriarse, podemos meterlas nuevamente en el microondas para seguir con el proceso de pelado.

Cocemos las castañas con la leche y el chorreón de agua, la pizca de sal, una cucharada de miel, una cucharadita de canela y la mantequilla y las dejamos hervir.

Ciervo-castañas-3[1]

Como vemos, la cocción va haciendo que se ablanden y que vayan tomando el sabor de la canela y el dulzor de la miel.

Una vez que probamos y verificamos que están blandas, batimos todo. Recomendamos sacar un poco de la leche e ir añadiendo al gusto posteriormente, para así controlar el espesor que queremos darle a nuestro puré.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Reservamos el puré y pasamos a preparar la carne.

Preparación de la carne.

Como carne de caza se escogió la pierna de cabrito por ser algo más jugosa, pero podremos optar por cualquier otra pieza si así lo decidimos.

Limpiamos la carne muy bien, quitándole todas las briznas de grasa.

Salpimentamos añadimos clavo  y rehogamos en aceite de oliva virgen extra. Una vez rehogada, añadimos la cebolla picada y el chorreón de vino o whisky y la dejamos una media hora cociendo.

Y ya está!! Probamos para que esté al gusto, por si tenemos que corregirla un poquito y loncheamos.

Emplatamos!!

Como veis en la foto la carne se cortó en lonchas finitas y se sirvió el puré a parte para que cada comensal decidiese la cantidad a añadir.

Quedó buenísimo!!! Felicidades Ana!!